27 may. 2014

La Obsolescencia Planificada de los Fabricantes de Smartphone


La estrategia de obsolescencia planificada consiste en la determinación programada del fin de la vida útil de un producto o servicio, de tal manera que transcurrido un determinado período de tiempo calculado de antemano por el fabricante el producto o servicio se queda obsoleto, o bien sensiblemente disminuido en su funcionalidad o utilidad.
Las empresas de tecnología se han convertido en el ejemplo más emblemático al respecto, y en especial los fabricantes de Smartphone se llevan el primer lugar debido al uso generalizado de esta práctica en su estrategia de lanzamiento de nuevos productos. Si bien la obsolescencia planificada resulta lícita y conveniente en razón de los resultados de ventas y beneficios que obtienen los fabricantes, desde la perspectiva del cliente luce desacertada. La rivalidad competitiva que caracteriza a esta industria comienza a demandar un enfoque diferente que entregue los máximos valores de uso al comprador en función de los valores de cambio (dinero) que  él está dispuesto a pagar.

En foros y conversaciones en redes sociales cada vez más personas  se quejan de esta práctica al percibirla como dañina a sus intereses como compradores, al considerar que los fabricantes solo privilegian sus beneficios económicos a costa del interés del comprador; cuyos deseos de acceder a precios justos a oportunas y mejores funcionalidades queda desestimada.

Las principales marcas de Smartphone nos han acostumbrado cada cierto tiempo (de 6 meses a un año) al lanzamiento de la nueva versión de sus llamados “Buque insignia”, siendo los más emblemáticos el caso de Samsung y Apple: sin dejar de mencionar a otras marcas como HTC, LG, Sony,  Huawei  y Motorola. A manera de ejemplo Apple acaba de lanzar la versión 6 del iPhone, Samsung hizo lo propio con su marca; así como LG y Huawei anuncian lanzamientos que prometen mejoras en sus productos actuales. 

Desde la perspectiva del comprador de este tipo de productos, la estrategia de la obsolescencia planificada queda traducida entonces como la dosificación en el tiempo de los principales atributos que dotan de funcionalidad a un Smartphone: sistema operativo, procesador, almacenamiento interno, memoria ram, cámara, pantallas, baterias, conectividad (Wifi, Bluetooth, etc), por mencionar los más importantes. Cada (n) meses los usuarios conocen de una nueva oferta de atributos los cuales permanecerán invariables hasta el próximo lanzamiento, donde se incorporarán unas mejoras parciales en algún o algunos atributos que igualmente después de un tiempo quedarán obsoletos, y así  sucesivamente.

Se podría argumentar  que el comprador tiene la libertad de decidir si evoluciona a la nueva propuesta o se queda con su equipo actual. Los defensores de esta práctica dirán que nadie es obligado a cambiar de equipo y que la empresa fabricante cumple al entregar en su momento los atributos prometidos a cambio del dinero pagado por el cliente. Si lo vemos así, la empresa queda un tano a salvo.

No obstante, si vemos el problema desde la perspectiva de la demanda, lo cierto es que esta estrategia de Marketing está afectando al comprador grandemente (y pienso que cada vez más la imagen de estas empresas). Particularmente se puede destacar que la relación precio valor percibida al momento de la compra se deteriora a posteriori en razón de la obsolescencia funcional que deviene por el nuevo lanzamiento. Debido a lo anterior, después de un corto tiempo se debe desembolsar una determinada cantidad de dinero para adquirir la nueva versión con las mejoras incluidas, cuyos atributos de valor ampliados casi nunca resultan proporcionales al  nuevo precio pagado.

Lo ideal sería que el comprador reciba con cada lanzamiento la máxima, mejor y diferenciada mezcla de atributos que la empresa fabricante esté en posibilidad de ofertar de acuerdo a sus capacidades de manufactura y avances de innovación para el momento ¿es esto posible o una utopia?

Pienso que la empresa que  primero lo haga alcanzará una diferenciación que la posicionará como aquella que marcó el fin de la Obsolescencia Planificada en la Industria del Smartphone.

No hay comentarios: