15 de julio de 2014

Lecciones del Mundial de Fútbol para la Competitividad de la PYME


Terminó el mundial de fútbol Brasil 2014. Sus 64 partidos nos hicieron vivir grandes momentos y experimentar emociones a full intensidad; con magistrales jugadas y situaciones diversas donde se entremezclaron lo deportivo y lo humano en su máxima expresión.

Ganó el equipo Alemán, cuya depurada estrategia se conjugó de gran forma con sus fortalezas, donde una excelente ejecución en el terreno de juego les permitió obtener una cerrada pero merecida victoria ante el equipo Argentino. 

¿Que lecciones sobre competitividad puede aprender la pequeña y mediana empresa (Pyme) de este acontecimiento deportivo?. A mi entender son muchas las enseñanzas que se pueden extraer. A continuación una síntesis de las que considero las más importantes.
-Las pequeñas empresas pueden enfrentar exitosamente a las grandes si potencian sus capacidades y explotan las debilidades de sus oponentes. El caso de la seleccion de Costa Rica será recordado como el pequeño David que supo enfrentar y vencer  a los Goliat de su grupo. 

-El éxito competitivo del pasado no es extrapolable al futuro. El entorno cambia y los oponentes se superan. Por ello es imperativo revisar las viejas estrategias y modelos tácticos para ajustarlos a los retos competitivos del presente. La eliminación temprana de la selección española y la escandalosa derrota sufrida por el equipo anfitrión (Brasil) en semifinales, son una prueba elocuente de  este principio.

-La estrategia debe ser flexible y permitir que la ejecución operativa  se adapte a la situación real que se presenta en el terreno de Juego-Mercado. Se vieron muchas situaciones de juego que condujeron a derrotas debido al mantenimiento de estrategias equivocadas, cuya rigidez resultaba inexplicable aún para los neófitos en materia futbolística. ¿Acaso los dos últimos partidos de Brasil ilustran este principio?

-Para ganar hay que atacar. La empresa que solo se defiende al final  será vencida por su oponente a causa de agotamiento,  falta de creatividad y minusvalía ofensiva.

-Hay situaciones fortuitas que pueden afectar el éxito y conducir al fracaso. El papel del gerente es hacer previsión de los escenarios posibles a fin de planificar y ejecutar en su momento la mejor  estrategia. 

-El talento humano es lo que al final  hace la diferencia: Todos los recursos y fortalezas serán insuficientes si las personas no están motivadas a realizar las acciones necesarias para alcanzar el objetivo. ¡Las emociones importan!

Finalmente, una lección de gestión estratégica que quedó más que demostrada en muchos de los partidos jugados en este mundial: “La estrategia, el planteamiento táctico y la ejecución deben estar alineados”.  Esta es la mejor manera de avanzar hacia el éxito competitivo. Aunque a veces se falle debido a la ocurrencia de turbulencias no previstas,  también es cierto que estas afectan a todos por igual. Al final el éxito sonreirá a aquellos que mejor sincronicen lo planificado con la acciones de nivel operativo. Es en este nivel donde las capacidades y recursos se transforman en  productos; donde se crea valor y se obtiene la victoria.

No hay comentarios: